Lajme

Niños que ayudan en las tareas del hogar podrían convertirse en adultos exitosos

Definitivamente lavar los platos no es una tarea divertida, ninguna persona mucho menos un niño quiere pasar 20 minutos de su vida frotando manchas de comida en lugar de jugar o ver una caricatura. Por lo tanto pedirle esto a los más pequeños de la casa puede hacer que todo termine en una insoportable rabieta. Pero en lugar de evitar las lágrimas y simplemente lavar todo, lo mejor es mantenerse firme, ya que los niños que ayudan en las tareas del hogar se convierten en adultos exitosos.

Julie Lythcott-Haims, exdecana de estudiantes de primer año de la Universidad de Stanford y autora de ‘Cómo criar a un adulto’, afirma que “Al hacerles quehaceres, sacar la basura, lavar su ropa, los niños se dan cuenta de que tengo que hacer el trabajo de vida para ser parte de la vida”.

La autora afirma que ella misma crío a sus dos hijos como si se trataran de árboles bonsái delicados, asegurándose de no perturbarlos y cuidándolos muy bien, pero con el tiempo se dio cuenta que sus hijos no era arboles vulnerables, sino más bien flores silvestres y que debía criarlos para que fueran capaces de avanzar por su propia cuenta.

“Si los niños no están lavando los platos, significa que alguien más está haciendo eso por ellos”, aseguró Lythcott-Haims durante su charla para TED Talks, luego continúa: “Y, por lo tanto, están absueltos no solo del trabajo, sino también de aprender que el trabajo debe hacerse y que cada uno de nosotros debe contribuir para el mejoramiento del conjunto”.

Cuando los padres crían niños capaces de realizar tareas domesticas, se convierten en trabajadores capaces de colaborar con sus compañeros de trabajo. Además reconocen si alguien tiene problemas, porque saben cómo luce la lucha. De igual forma, en lugar de pedir tareas a sus jefes, asumen tareas de manera independiente.

 

¿No estás segura sobre qué tipo de tareas delegar a tu hijo? En esta infografía te mostramos el tipo de tareas que podrían estar realizando, de acuerdo con su edad.